LA EVOLUCIÓN DEL COMPORTAMIENTO INTELIGENTE: ¿EXISTE EVIDENCIA DE PROPÓSITO EN LAS MOLÉCULAS COMPLEJAS DE LA QUÍMICA? (*)

Julián Chela Flores.
Doctor en Mecánica Cuántica y Licenciado en Matemáticas (Universidad de Londres). The Abdus Salam Internacional Centre for Theorethical Physics (ICTP, Trieste, Italia) e Instituto de Ideas Avanzadas (IDEA, Caracas, Venezuela). Cátedra UNESCO de Filosofía (1998).


5. Diversos tipos de convergencia en la bioquímica

Decimos que la convergencia de tipo mecánico ocurre cuando la secuencia y estructura de las moléculas son muy diferentes, pero los mecanismos en los cuales ellas juegan un papel son similares. La evolución de las serina proteasas ha sido independiente en las bacterias (por ejemplo, subtilisina) y en los vertebrados (por ejemplo tripsina). A pesar de sus radicalmente diferentes secuencias y de sus estructuras tridimensionales, tales enzimas tienen sus sitios activos formados de los mismos aminoácidos, es decir los tripletes catalíticos son respectivamente His 57, Asp 102 y Ser 195 (tripsina) y Asp 32, His 64 y Ser 221 (subtilisina) (Doolittle, 1994, Tramontano, 2002).

     Otro ejemplo bien conocido nos lo ofrecen las glicoproteínas para el anti-congelamiento en los peces nototénidos de la Antártida y el bacalao del Ártico, pero como este tema ha sido considerado recientemente omitiremos los detalles (Akindahunsi y Chela-Flores, 2004).

     Los pigmentos visuales rojos y verdes en el pez Astyanax fasciatus, así como en los humanos nos proporciona otro ejemplo de convergencia al nivel molecular. El pez ciego de las cavernas Astyanax fasciatus tiene sensibilidad para pigmentos visuales en dos longitudes de onda. En los humanos los pigmentos visuales para el verde y el rojo divergieron ya hace unos 30 millones de años antes del presente (Myr BP). La línea evolutiva de los mamíferos divergió de los peces alrededor de 400 Myr BP, pero un episodio reciente de la evolución ha otorgado a los peces pigmentos visuales sensibles en múltiples longitudes de onda en el verde y en el rojo. El análisis genético en este caso nos demuestra que los pigmentos rojos tanto en los humanos como en los peces han tenido una trayectoria evolutiva independiente del pigmento verde en pocas sustituciones de aminoácidos (Yokoyama y Yokoyama, 1990). Este es un evidente caso de convergencia evolutiva al nivel molecular.



[Página anterior]    [Índice]    [Página siguiente]