LA EVOLUCIÓN DEL COMPORTAMIENTO INTELIGENTE: ¿EXISTE EVIDENCIA DE PROPÓSITO EN LAS MOLÉCULAS COMPLEJAS DE LA QUÍMICA? (*)

Julián Chela Flores.
Doctor en Mecánica Cuántica y Licenciado en Matemáticas (Universidad de Londres). The Abdus Salam Internacional Centre for Theorethical Physics (ICTP, Trieste, Italia) e Instituto de Ideas Avanzadas (IDEA, Caracas, Venezuela). Cátedra UNESCO de Filosofía (1998).


2. Los principios antrópicos débiles de la cosmología y de la biología.

No hay dificultad alguna en la cosmología para aceptar el 'principio antrópico débil':

"Introduzcamos un cambio en las leyes (y constantes de la naturaleza).
Tal universo muy probablemente no sería compatible con la vida".

         Una proposición análoga existe claramente en la bioquímica. Aclaremos antes que nada el concepto de 'adaptación radiativa'. Se trata de un concepto darwiniano el cual, junto con la selección natural, será necesario para la comprensión del significado en un sentido restringido del carácter predictivo de la biología. De hecho, adaptación radiativa significa la evolución de un animal, o grupo de plantas, en una amplia variedad de tipos adaptados a modos especializados de vida. En otras palabras, el concepto de adaptación radiativa significa diversificación evolutiva de un sólo linaje en una variedad de especies con diferentes  propiedades de adaptación a su medio ambiente. Este concepto, junto con la selección natural, nos preparan el camino para abordar el principio antrópico en la bioquímica:

"Omitamos la abundancia cósmica observada de los elementos biogénicos que son favorables para la vida. Omitamos, además, los ambientes (planetas del tipo de la Tierra, o satélites del tipo de Europa), los cuales favorecen la evolución a través de la selección natural y  la adaptación radiativa. La consecuencia sería que la vida no emergería.

         Sin embargo, en ambos casos surgirían dificultades, tanto en la cosmología como en la biología, si los principios antrópicos fuesen formulados en los siguientes términos (llamados 'fuertes', para distinguirlos del caso anterior reconocidos como los 'principios antrópicos débiles'):

 (a) Las leyes de la naturaleza, así como las constantes físicas, fueron establecidas de manera tal que los seres humanos surgiesen en el universo

(b) La distribución de los ambientes similares a la Tierra y los satélites similares a Europa surgió de manera tal que permitiera la emergencia de los seres humanos en el universo.

         Una evidente dificultad ha sido considerada con cierto detalle en nuestro reciente libro (Chela-Flores, 2001). Las leyes de la naturaleza, de acuerdo con la evidencia que nos presenta la vida sobre la Tierra, de unos 3 mil millones de años de antigüedad, implicarían que la evolución del comportamiento inteligente parece ser inevitable. Lo que no resulta evidente es el carácter inevitable del surgimiento de los seres humanos.




[Página anterior]    [Índice]    [Página siguiente]