FICHA POLICIAL DE LEIBNIZ

DATOS DEL DELINCUENTE

Sujeto: Godofredo Guillermo LEIBNIZ
Asociación a la que pertenece: ACLARA (Asociación Clandestina Racionalista).

Hechos por los que se le juzga: Haber inventado junto con Newton el terrible cálculo infinitesimal. Afirmar alegremente un pluralismo metafísico e intentar convencer a las personas sensatas de que este mundo es el mejor de todos los posibles...¡con lo que está cayendo!

INVENTARIO INCAUTADO AL SUJETO

1. TEORÍA DEL CONOCIMIENTO

Autosuficiencia escandalosa del ser pensante: nada proviene de fuera, sino de una experiencia interna que se autoabastece a sí misma y para sí misma. Innatismo del conocimiento: él se lo guisa y él se lo come.

Clases de ideas:
a. Confusas (batiburrillo del conocimiento).
b. Distintas (da uno en el clavo sin machacarse los deditos).

Modos de percepción:
a. Beoda: Estado en el cual no nos acordamos de nada y no tenemos ninguna percepción distinta.
b. Berraca: actuar como las bestias, dotadas únicamente de memoria e imaginación (aunque más quisiera más de uno poseer tales atributos).
c. Racional: conocimiento iluso que pretende pasearse por las verdades necesarias y eternas como si tal cosa, con premeditación y alevosía.

Principios fundamentales de toda proposición que quiera dárselas de verdadera:

a. Principio de contradicción: lo que no puede ser no puede ser y, además, es imposible.
b. Principio de razón suficiente: las cosas no suceden a tontas y a locas, sino por una razón suficiente. Cuál sea esta razón no es cosa de tomárselo a la ligera y necesitaría de un examen minucioso que Leibniz no tuvo tiempo de acometer. La vida es breve, aunque la dicha es grande.


2. LA METAFÍSICA

La sociedad mercantilista hace estragos: ya no hay seres sino cosas; substancias tan funcionales e intercambiables como los electrodomésticos.

Inaudito Expediente X: las substancias simples son automóviles inextensos y eternos que no tienen ventanillas ni aire acondicionado. La unión de miles y miles de millones de estos automóviles conforman este atasco monumental que es el mundo, con la ventaja de que no son contaminantes. Un detalle, si señor.

Otra ventaja adicional es que al no poder influir o actuar una substancia sobre otra, desaparecerá el enchufismo endémico y aprobar las oposiciones o pertenecer al insigne cuerpo del funcionariado español será cosa de coser y cantar, tralará, tralará.

Como inconveniente más inmediato y atendiendo a las pasiones primarias, ir de ligoteo por los concurridos antros de Madrid dejará de tener una razón suficiente fundada en algún intrincado teleologismo . Triste mónada en la que "nada puede entrar o salir". ¡Bendita seas!

Las mónadas se rigen por el principio de los indiscernibles: no se distinguen por la cantidad, sino por la cualidad. Cada mónada posee su propia denominación de origen que la hace única y original. La industria de la moda se irá al garete y ya no habrá chivo expiatorio al que responsabilizar de nuestra facha.

La armonía preestablecida: el atasco monumental y no contaminante que es el mundo se rige por un acuerdo tácito decretado por el más allá según el cual, en el más acá, todos representamos nuestro papel con una fidelidad pasmosa.

Cada personaje, cada situación aporta el elemento inofensivo de una trama previamente ideada. Lo que es ya ha sido porque será. El destino es un artículo de broma. La libertad, un puñado de atracciones en este gigantesco parque temático llamado El mejor de los mundos posibles.

¡Bienvenido al espectáculo!. ¿O qué te creías?

Fallaces Builder