GANIMEDES

El último viaje de Augusto Comte


4. 3. 2. 1 y ¡Plaf! ya está en órbita, rumbo a Ganimedes, un nuevo mundo habitado por seres de una inteligencia extraordinaria, poseedores de todos aquellos secretos que los hombres no habían logrado arrebatarle a la Tierra en miles de años, ni aun torturándola.

4. 3. 2. 1 y ¡Plaf! Ahí va Comte. El mismo Augusto Comte que 313 años antes alumbrara como un Prometeo nuestros torpes pasos, disipando las sombras de la ignorancia y la sinrazón. 313 años durante los cuales su luz ha guiado nuestro destino y enaltecido nuestra razón. Y ahora, rehabilitado su cuerpo y arrebatado su espíritu de ese sueño sin imágenes que sólo los crédulos se atreverían a llamar muerte, convenimos en aprovechar esa preclara mente, tan afanosamente consagrada a la ciencia para provecho de la humanidad. Quién mejor que él realizará la misión de traer al mundo su definitivo progreso.

Asiente Comte, con la condescendencia propia del que ya cató las mieles del honor y de la fama, sentimientos éstos poco deletéreos que pueden rastrearse aún en su mirada y en la forma en que escucha imperturbable las últimas recomendaciones y detalles de boca del señor Spot, dirigente de la operación. Y ya sentado, esperando la cuenta atrás, rebosante de dicha, tan sólo el recuerdo de su bufanda extraviada logra inquietarle.

- Lástima ser tan friolero.

4. 3. 2. 1. La nave acelera y la tierra se achica como una vergüenza. Cruza la atmósfera, atraviesa el espacio, rodea Marte para proseguir inmediatamente hacia Júpiter, una de cuyas lunas, Ganimedes, se abre como una promesa. Pero en mitad del trayecto, si es que puede haber recorrido que no haya sido transitado antes, ¡Qué raro! se divisa una nave similar a la suya. Se abalanza Comte hacia el cristal, apretando su narizota para ver mejor, imaginando ya el rostro de escamas y el ojo ciclópeo. Mas- ¡Caramba! ¡Qué coincidencia! -. Vagamente familiar le resulta su apariencia.- juraría que era muy humano.


Perplejo y levemente decepcionado sigue Comte con sorpresa ese rastro de luz, que se pierde en la nada.

-A buen seguro este hombre ha perdido el rumbo –reflexiona- pues es positivamente cierto que el progreso se halla ahí delante.

Casi le entra la risa cuando se divisa ya Júpiter. Un poco más y en medio de la noche Gamínedes abre su luminoso ojo. Se acerca la nave, decelera progresivamente, orbita dos o tres veces y ¡Puf! aterriza sin hacer el menor ruido.

Comte abre la puerta y descorre su curiosidad; se desliza fuera, mas nada extraordinario cruza su retina. Operarios vestidos con mono azul y portando toda clase de artilugios trabajan rutinariamente. El señor Spot le recibe cordialmente. En la mano lleva su extraviada bufanda.

- Cuéntenos, señor Comte. ¿Cómo es el nuevo mundo? Estamos impacientes.

A lo lejos, un rótulo luminoso parpadea: ¡Bienvenido a Ganimedes!.


Fallaces Builder.