Reseñas de libros de filosofía e información sobre novedades editoriales referidas al ámbito de la filosofía y las humanidades o simples curiosidades.

 



La conspiración de Cristo
La mayor ficción de la Historia

Acharya S

Traducción de Cristóbal Cobo Quintas
Prólogo de Elena Diez de la Cortina
Colección: Intempestivas / INT-13
año: 2005
ISBN: 84-7702-499-5
págs: 702
precio: 22,90EUR
Ver en la web de Valdemar



Comentario de la obra

Año 2005. Dos milenios y cinco años después de aquel acontecimiento extraordinario que tuvo el honor de convertirse en el eje de una bisagra que dividió el tiempo en un antes y un después.

Año 2005 después de Cristo, de la mayor fábula jamás narrada, sutilmente construida por los tejedores de la historia. La de los vencedores, claro: el Imperio Romano que nunca terminó; Imperium romanorum invictus fuit: pervive en los números rojos de nuestro caducifolio almanaque, y en los también rojos números de nuestra cuenta corriente (en este caso, la de los perdedores).

Pero para inaugurar un tiempo lineal y progresivo hizo falta desmontar radio a radio la rueda de los tiempos lejanos y curvilíneos del paganismo imperante: se hizo imprescindible fagocitar los mitos anteriores, gestados en el calor de unos saberes milenarios, extraer mediante meditada alquimia su simbolismo astroteológico e inocularlo como un virus nocivo en una carne viviente y sonante que jamás existió: Cristo, el ungido, el mesías redentor.

No ya los cielos perpetuos, ni los astros predecibles ni el sol brillante que nace y resucita. Tampoco era eficiente la pura presencia divina que a los cielos imita: Buda, Horus u Osiris. Mitra, Orfeo o Zoroastro, todos nacidos de virgen, muertos y resucitados al tercer día, divinización del sol y sus secretos. Hacía falta algo más concreto y contundente para inaugurar la historia humana, una argucia forjada con la mejor fragua, aquella capaz de doblegar el más templado acero con el que construir la espada victoriosa de Roma: la mentira y el fraude convertidos en acontecimiento histórico y divino al mismo tiempo; la irrupción de un único Dios para todos (monoteísmo), carnalizado (historia) en un hombre (patriarcado) de origen judío (mesianismo), de prédica antijudía (Imperio).

Forjada el arma con aleación de los metales más diversos, sólo quedaba cortar las cabezas elegidas: cubrir de evangelios y evangelistas los impúdicos cadáveres de los gnósticos paganos, retocar cosméticamente los textos y quemar el resto, bibliotecas incluidas. Destruir templos y plantar iglesias en sus huecos. Gestionar toda la historia y sus archivos como quien administra su casa y su hacienda. Censurar y aplastar la disidencia ahora herética y entretener a las buenas cabezas pensantes que quedaban sin separar de sus cuerpos en juegos y filigranas escolásticas.

Así se gestó esta historia que los cielos ignoran y que Acharya S. recupera para nuestra memoria, compendiadora de las falacias de la historia, para que despertemos a otro aroma de sucesos, más acres y penetrantes. Pues si nos robaron el pasado, podemos al menos subirnos a lomos del presente y cabalgar guiados por la mano de este libro singular. Veremos que galopamos sobre ruinas, pero que a la vuelta de la esquina el paisaje se avecina distinto, y una leve brisa enrojece nuestras mejillas. Quizás entonces decidamos habitar ese nuevo espacio extendido bajo el mismo limpio cielo de aquel principio retocado.
La rueda sigue girando.

Elena Diez de la Cortina Montemayor
Reseña publicada en la revista universitaria Generación XXI