En el ejemplo anterior, el principio de bivalencia es evidente: si es verdad que es un macintosh, no es posible afirmar su contrario: está claro que no se trata de un PC