Cf: L WITTGENSTEIN, Cuaderno Azul , pp. 54 y 55.