“Tanto para Kant como para Wittgenstein el pensamiento metafísico es un transgresor natural e inevitable y ambos piensan que es mucho lo que se puede aprender de sus excesos”. (D. PEARS, Wittgenstein, Ed. Grijalbo, Barcelona, 1973, p. 40)