Aristóteles: verdad y apariencia en Protágoras


A esta misma opinión se reduce la doctrina de Protágoras, y de manera semejante es necesario que ambas a dos sean o no sean. Porque si todas las cosas de que se tiene una opinión, si todas las cosas que parecen son verdaderas, es necesario que todas las cosas sean simultáneamente verdaderas y falsas.

Puesto que la mayoría de los hombres mantienen opiniones contrarias entre sí y creen que los que opinan igual que ellos mismos se equivocan. De modo que resulta inevitable que una misma cosa sea y no sea. Y si es así, es preciso que todas las cosas, sobre las que tiene una opinión, sean verdaderas.

En efecto, los que mienten o yerran y los que dicen la verdad tienen opiniones contrarias. Por consiguiente, si las cosas que existen son como se ha dicho, todos dicen la verdad.

Es, por tanto, evidente que ambas opiniones o maneras de pensar tienen como fondo una mentalidad común.

Aristóteles. Metafísica IV, 5

 

Volver a textos