"Con la expresión tan a menudo usada por mí de ascetismo, designo, en un sentido más restringido, el aniquilamiento intencionado de la voluntad, obtenido por la renuncia de cuanto agrada y la persecución de todo lo que desagrada y por la práctica voluntaria de una vida de penitencia y de flagelación consagrada a una constante mortificación del querer." SCHOPENHAUER. El mundo como voluntad y representación. Libro IV, parágrafo LVIII. P. 300.