Todavía hoy se sigue llamando "visceral" a aquella persona que actua precipitada e irreflexivamente, anteponiendo sus inclinaciones y tendencias (gustos, pasiones) a la razón.