NIETZSCHE "ARTE Y TRAGEDIA"
César Vásquez López
Poeta de Chile
http://orbita.starmedia.com/~aguila_coronada

oda la filosofía de Nietzsche está revestida de una pasión poética que no pierde nunca su fuerza originaria, a pesar de la lógica evolución a que está sometida toda obra intelectual. Distingo: Nietzsche, entonces, no es el genio que se perfile como un creador de sistemas conceptuales a la manera de un Kant, de un Hegel.

Por supuesto, es el filósofo de las grandes intuiciones. De Hecho, tal aseveración queda ya en evidencia en su primer escrito que aquí analizaremos. Pues bien, "El Nacimiento de la Tragedia", es un libro a través del cual esboza por primera vez el germen de sus dos grandes temas: el "Superhombre" y el "Eterno Retorno"; conceptos que con posterioridad se constituirán en los cimientos de su pensar.

Cuando hablamos de las posibles corrientes de pensamiento que han podido influir en sus ideas, debemos considerar ciertos nombres que forman parte del acervo cultural de Nietzsche.

Los maestros de su juventud son sin duda Schiller y Hólderlin. Evidente es, ellos aportaron lo que después se conoce como la teoría Nietzscheana del instinto. También, en su última etapa, en la época de los aforismos propiamente tales, recoge las influencias del idealismo de Emerson, quien a su vez tuvo influjo de Platón y Swedenborg.

Consignemos que Nietzsche es un enigma para sí mismo. Es decir, la complejidad de su espíritu es el elemento que va configurando la potencialidad de su yo interno; al parecer, tan sólo comparable con el yoismo de Goethe.

Por esta poderosa razón, es que el alma de Nietzsche (su yo interno) posee la gran virtud de nutrirse en las grandes reflexiones intelectuales, sin perder su propia conciencia de ser.

Desde sus textos prístinos, Nietzsche presiente que su arcano como pensador, tendrá su vigor y fundamento en el desarrollo que pueda imprimirle a su visión sobre el "Eterno Retorno". Empero, antes debe tratar de crear un hombre capaz de transmitir este nuevo ideal a la humanidad; esta naciente verdad que suprime las nociones del bien y del mal. Por ende, Nietzsche recoge de Goethe el término de "Superhombre" (Ubermensch) y, con esto pretende enunciar una original premisa filosófica. Cabe consignar que, el concepto de "Superhombre" que introduce Goethe en el "Fausto" es el precursor del "Superhombre" que se manifiesta en el "Zaratustra" de Nietzsche.

No obstante, debemos distinguir que el "Superhombre" Nietzscheano difiere del "Superhombre" comunista de Marx, el progresista de Concordet y el positivista de Comte. En los demás, tiende a ser como un guía intelectual, que busca descifrar el camino correcto para el hombre y su historia. En cambio, en Nietzsche, este arquetipo profético no pretende el equilibrio del mundo. En efecto, con la revelación del "Eterno Retorno", ya no cabe la posibilidad de darle un sentido al sino de la humanidad.

En consecuencia, el prototipo que Nietzsche empieza a bosquejar en "El Nacimiento de la Tragedia ", es el "Superhombre Dionisíaco" ( hombre trágico), que tiene su génesis en el flujo y reflujo de Heráclito.

Cabe señalar, la doctrina que Nietzsche quiere legarnos con la temática del "Zaratustra", está lejos de constituirse (conforme es el objetivo del autor) en un proyecto de sociedad perfecta, como pretendieron hacerlo Tomas Moro con su "Utopía", Hobbes con su "Leviatan" y Hegel con su "Filosofía de la Historia ".

Con todo, Nietzsche se convierte en el primer inmoralista (nihilista), puesto que con la teórica del "Eterno Retorno", toda moral del hombre queda supeditada a la inocencia del devenir. Por otra parte, debemos agregar que el nihilismo se genera de una convicción intelectual, que es Dostoyewski a quien se considera como el primer nihilista moderno; sin embargo, a diferencia de Nietzsche, los personajes del escritor ruso carecen del conocimiento del "Eterno Retorno".

Ahora bien, tras delinear los distintos matices que hacen referencia a la cuestión del "Superhombre" y sus posibles interpretaciones en el ámbito del raciocinio, podemos dilucidar la intención dialéctica que Nietzsche pretende desarrollar en "El Nacimiento de la Tragedia ".

¿Cual es su cosmovisión del arte griego? ¿Con qué prisma analiza esta problemática trascendental? Resulta evidente, que más que un análisis erudito, Nietzsche nos ofrece una exégesis onírica y metafísica de la cultura griega. Por consiguiente, su percepción vital emerge de una deducción cercana a lo mítico: " El hombre filosófico tiene incluso el presentimiento de que también por debajo de esta realidad en que nosotros vivimos y somos yace oculta una realidad del todo distinta".

La tesis de este libro se enmarca dentro de estos parámetros: "Ver la ciencia con la óptica del artista, y el arte, con la de la vida". Es más, el substrato del saber se revela como el: "conocimiento del genio dionisíaco-apolíneo y su obra de arte, o al menos a la comprensión llena de presentimientos del misterio de esa unidad". En suma, quién accede a estos límites cognoscitivos percibe que: "Sólo como fenómeno estético está justificada la existencia del mundo".

Hay pues, en el universo griego, todo un misterio a desentrañar. Según Nietzsche, es la incógnita sobre la existencia lo que nos lleva a impregnarnos de la imagen del dolor. Por tanto, surge como imperativo, penetrar en las honduras de lo "Uno Primordial", para así poder descifrar su relación con los dionisíaco-apolíneo, y constatar, si es lo inabarcable de este problema la causa del trágico sino del arte griego.

Nietzsche discurre la forma de aprehender tales interrogantes, mediante la conciencia intelectiva del "Superhombre" que él pregona, y en quien, yacen las facultades para develar estos símbolos místicos.

Comienza por definir lo "Uno primordial" (Principium Individuations), como el dios artístico en: "cuanto es la visión eternamente cambiante, eternamente nueva del ser más sufriente, más antitético, más contradictorio, que únicamente en la apariencia sabe redimirse". Asimismo, esta concreción en el mundo de la materia asume los rostros de "Apolo": la divinidad de la luz, cuyo poder permite alcanzar la purificación en lo intangible. Y Dionisio: voz de la voluntad y dolor, que conduce: " hacia las madres del ser, hacia el núcleo más íntimo de las cosas" (Nietzsche).

Entretanto Nietzsche cavila: "¿Qué efecto estético surge cuando aquellos dos poderes artísticos, de suyo separados, de lo apolíneo y de lo dionisíaco, entran juntos en actividad? ¿Qué relación mantiene la música con la imagen y con el concepto?". Luego, transcribe como respuesta, una abstracción de Schopenhauer vertida en el manuscrito "El Mundo como Voluntad y Representación". Alude así: "Los conceptos son los universalia post rem (universales posteriores a la cosa), la música expresa, en cambio, los universalia ante rem (universales anteriores a la cosa), y la realidad, los universalia in re (universales en la cosa)". Y Nietzsche concluye que: " A consecuencia de todo esto podemos consolidar que el mundo aparencial, o naturaleza, y la música, son dos expresiones distintas de la misma cosa, la cual es por ello única".

Por añadidura, se puede concluir que, concepto e imagen corresponden a lo apolíneo y música a lo dionisíaco.

Indiscutiblemente Nietzsche ve en Sócrates el gestor de la decadencia de la cultura griega. Para él: "en Sócrates, el instinto se convierte en crítico, la conciencia en un creador". Y: "el pensamiento filosófico al crecer, se sobrepone al arte y obliga a éste a aferrarse estrechamente al tronco de la dialéctica".

Nietzsche apunta: "Sócrates es el padre de la ciencia pura; él es el aniquilador del drama musical, que había concentrado en sí los rayos de todo el arte antiguo".

Al menos, para nietzsche esto implica que toda cultura que olvida sus mitos, pierde su potencial hacedor; por tanto, se hace necesario recurrir a la sabiduría de su propio "Superhombre", para vivificar los orígenes del orbe griego.

Con "El Nacimiento de la Tragedia " (redactado entre los 24 y 26 años de edad), Nietzsche comienza a irrumpir en el pensamiento filosófico alemán; pero también es despojado de su cátedra de filosofía. A saber, su libro es ponderado dentro del ámbito universitario como el : "sueño de un embriagado, o embriaguez de un soñador"

César Vásquez López

Poeta de Chile
DERECHO INTELECTUAL
INSCRIPCION:
108.115