F 

FACULTADES
funciones o actividades de la razón (mente). Según Kant pueden establecerse tres facultades distintas: la sensibilidad, el entendimiento y la razón (véanse).

FENÓMENO
Kant contrapone fenómeno y noúmeno. El fenómeno es el objeto de la experiencia posible y es el resultado de aplicar las formas puras a priori de la sensibilidad (espacio y tiempo) a los datos empíricos o sensibles.
La materia del fenómeno es la sensación y la forma del fenómeno es el espacio y el tiempo.
Nuestro conocimiento es siempre fenoménico ya que no podemos saber cómo son las cosas en sí (noúmenos), puesto que conocerlas o tener experiencia de ellas es subsumirlas bajo las formas puras a priori de la sensibilidad (primera síntesis) y del entendimiento (segunda síntesis: categorías).

FÍSICA
Ciencia que trata sobre hechos y leyes de la naturaleza. Es posible la universalidad y necesidad de las leyes de la naturaleza porque éstos se fundamentan en principios a priori de nuestro propio entendimiento.
Los juicios de la física son sintéticos a priori (Véase), aprioricidad que proviene del propio cognoscente: las formas puras a priori del entendimiento o categorías.
Kant criticó la noción de causalidad de Hume (Ver autor).

FORMA
Kant invierte la noción de forma que hizo Aristóteles o la escolástica, dando un giro copernicano a la filosofía.
La forma es lo que "pone" el sujeto o el cognoscente en el acto de conocer (sensible e intelectualmente) los objetos. Esto que el sujeto pone es independiente de la experiencia, es decir: es a priori.
Las formas (puras) de la sensibilidad son el espacio y el tiempo y las formas (puras) del entendimiento son las categorías.
Para Kant el cognoscente es un elemento activo, constructivo de lo fenoménico.

FORMAL
Las éticas formales son aquellas que no señalan contenidos; no nos dicen qué debemos hacer y qué no debemos hacer (éticas materiales).
La ética formal kantiana señala que hemos de actuar por respeto a la ley, por deber. La ley moral o imperativo categórico es puramente formal: no prescribe en sí mismo nada concreto, pero sirve a priori para cualquier acto que quiera ser moral.