B 

BIEN
El bien moral no tiene su origen en la razón. La distinción del bien como virtud moral es objeto de nuestros sentimientos: Los actos buenos o virtuosos producen en nosotros un sentimiento de aprobación y simpatía.
El emotivismo de Hume conduce a un utilitarismo moral: lo bueno es lo que es útil a una comunidad y, por ello, despierta en nosotros ese sentimiento de aprobación.