Consideramos plenamente acertada la afirmación de Ramón Fernández-Lomana cuando al preguntarse por el origen de la técnica moderna observa que la historia de la técnica sólo encuentra su sentido en la historia del espíritu, y que "Otra consideración del fenómeno técnico que no surja de esta radicalidad, es decir, de una NUEVA SITUACIÓN DEL ESPIRITU ANTE EL SER, resultará elemental y superficial, por muy sazonada que esté de sociología y datos empíricos, e impedirá una comprensión fontal y primigenia de la misma, y sacar las conclusiones oportunas para la consideración del ser que late en su misma raíz, y que sólo puede proporcionar el pensamiento metafísico" (FERNANDEZ-LOMANA DEL RIO, Ramón: "La técnica científica como horizonte histórico para una nueva visión del ser". Letras de Deusto (Bilbao) 1 (1971) p. 47).