De la relevancia del pensamiento filosófico de GB para la filosofía en lengua castellana da cuenta la consideración de J. L. Abellán de GB como uno de sus "representantes eminentes", junto con J. Gaos, Ortega y Gasset, M0 Zambrano y Américo Castro, por lo que su estudio desvelará el sentido del pensamiento de los pueblos hispánicos (Cf. Actas del V Seminario de Historia de la filosofía española. Salamanca 1988, Ediciones Universidad de Salamanca, p. 13). Considera, igualmente, que GB en Venezuela, junto con Gaos en México, es uno de los dos polos fundamentales de la filosofía española en América (Cf. Panorama de la filosofía española actual (una situación escandalosa). Madrid 1978, Espasa-Calpe, p. 145). De GB afirma que es la "personalidad fundamental (...) dentro de la filosofía española del exilio" (El pensamiento español de Séneca a Zubiri. Madrid 1977, U.N.E.D., p. 438). Y en otro estudio: "Juan David García Bacca es quizá la mente filosófica más poderosa de todas las que tenemos en América y una de las primeras figuras de la filosofía en lengua española de todos los tiempos. En lo que se refiere a su preparación intelectual habrá pocas personas que lleguen al nivel por él alcanzado" (Filosofía española en América (1936-1966). Madrid 1967, Guadarrama, p. 193). En esta valoración de Abellán coincide C. Beorlegui: "Nos encontramos ante una de las obras filosóficas más importantes de nuestra historia cultural, (...), no podemos negar a García Bacca uno de los puestos cimeros del pensamiento filosófico en lengua castellana" ("El pensamiento de Juan David García Bacca, un filósofo navarro desconocido". Príncipe de Viana, Año VI, n1 6 (1986), p. 239); y en otro lugar: "[GB es] una de las más importantes mentes filosóficas en lengua castellana de todos los tiempos" y "uno de los talentos más omniabarcadores de la historia del pensamiento universal" ("Grandes maestros del exilio vasco. IV. Juan David García Bacca (1901-1992)". Mundaiz (Universidad de Deusto. San Sebastián) n1 47 (1994), pp. 150 y 146 respect.). Lo mismo le pareció a J. Gaos años antes de que GB publicara la profunda, densa y difícil Metáfisica (1963), que J. L. Abellán considera "uno de los libros de filosofía más importantes publicados durante este siglo, que no es precisamente flojo en tal tipo de publicaciones, y, desde luego, uno de los más importantes que nunca han aparecido en castellano" (Cf. Filosofía española en América (1936-1966),pp. 193-194). C. Beorlegui, por su parte, denuncia reiteradamente la paradoja existente entre la importancia de la figura de GB y la situación de olvido y desconocimiento en que se encuentra su pensamiento dentro de la cultura peninsular, por lo que urge a realizar estudios sobre dicho autor a la vez que hacer accesible su obra, tanto por lo que de riqueza patrimonial constituye como, sobre todo, por lo que de potencia fecundadora posee su pensamiento (Cf. vg., "El pensamiento de Juan David García Bacca, un filósofo navarro desconocido". Príncipe de Viana, Año VI, n1 6 (1986), pp. 219, 239-240; "Grandes maestros del exilio vasco. IV. Juan David García Bacca (1901-1992)". Mundaiz (Universidad de Deusto. San Sebastián) n1 47 (1994), pp. 145, 150-151). Por lo anterior, en referencia a su tesis doctoral, dice: "Llegar a recopilar y dar con su abundantísima obra escrita ha representado un esfuerzo no pequeño. Me sentiría compensado si todo ello sirve a otros para conocer mejor a GB y, si es posible, constituir un punto de partida de ulteriores estudios sobre cualquiera de sus muchas e interesantes facetas de su pensamiento" (García Bacca. La audacia de un pensar. Bilbao 1988, Universidad de Deusto, p. 20). Este reto es el que hacemos nuestro al elegir, de entre los diversos temas que componen la sinfonía filosófica de GB, el de la técnica, el cual no escapa a la condición paradójica comentada, pues si bien en su repaso al panorama de los estudios de filosofía de la tecnología en el presente siglo, Roberto Méndez dice: "Junto con Ortega debemos hacer mención de García Bacca, que ha sido uno de los pocos autores del panorama filosófico español que ha tratado con detenimiento el tema de la técnica" (MENDEZ, R.: "La filosofía de la tecnología del siglo XX". Anthropos, n1 94-95 (1989) 31), su estudio sistemático no ha sido aún realizado. En este sentido, de ser cierto que "Ortega y Gasset es el primer filósofo profesional en ocuparse de la cuestión de la tecnología" (MITCHAM, C.: Qué es la filosofía de la tecnología. Barcelona 1989, Anthropos, p. 58), entonces no sería exagerado afirmar que GB fuera el segundo. Así, pues, doble aportación la de nuestra investigación en el campo de los estudios filosóficos: en el de la filosofía de la técnica y al de los de filosofía en lengua castellana.