Síntoma de este carácter fundador o, más acorde con el talante de nuestro autor, precursor, sería a nuestro juicio el tono ensayístico de sus principales escritos. Dicho tono innovador, sugerente y provocador, a menudo confeso, aparece expresamente en el título de varias obras pertenecientes a la última etapa de su pensamiento mediante el término "ejercicio". En este sentido, el propio GB expresa el deseo de que su "obra" no resulte "Sistema", sino "almacén" (conjunto desmontado de piezas que desafíe a la inventiva), "instrumentario" (conjunto de enseres con los que destruir "exotéricamente" todo otro intento de "Sistema") y "mina de materiales" (manantial de sugerencias, citas... reutilizables para nuevas construcciones filosóficas) (cf. PPPGN, I, 15-30). Sobre el ensayo como forma peculiar de la filosofía española cf. CHAMIZO DOMINGUEZ, P. J.: "El ensayo como método en filosofía", en Actas del II Seminario de H0 de la filosofía española. Salamanca 1982, Ediciones Universidad de Salamanca, tomo 2, pp. 173-183.