(13) [Véase mi «Introducción» a Inhibición, síntoma y angustia (1926d), AE, 20, págs. 81-2, donde comento la aparición de esta idea.]