Del ambiente universitario krausista que respiró, escribió Unamuno con ironía que estuvo "enfrascado en libros de caballería filosóficos, de los caballeros andantes del krausismo y de sus escuderos".