La fundación del Ateneo Hispalense se proponía oponerse al indeferentismo como mal que correo a la sociedad española.