El terreno había sido preparado por Contero y sus discípulos hegelianos.