CONTEXTO HISTÓRICO-SOCIAL DE SU MADUREZ

Para mejor enmarcación de las ideas del autor que adelante se exponen, presentamos una síntesis cronológica de algunos hechos de la escena política portuguesa, que echarán luz sobre la dinámica política del período en causa:

24 de mayo de 1861 - fundación de la Asociación 1º de diciembre de 1640, como reacción a las concepciones iberistas que circulaban por áquel entonces.

1869 - abolición de la esclavitud en todos los domínios portugueses, con el pago de indemnizaciones a todos los esclavos, prolongado hasta 1878.

enero de 1872 - fundación de la Asociación Fraternidad Operária, por Antero de Quental, Nobre França, José Fontana y Brito Monteiro.

1875 - fundación del Partido Operário Socialista (el PS portugués), creado por José Fontana y de inspiración quentaliana.

1876 - nace el Partido Progresista de la fusión del Partido Histórico y del Partido Reformista.

1878 - los republicanos eligen su 1º diputado por la ciudad de OPorto, Rodrigues de Freitas.

1879 - creación del Centro Republicano Federal. En el poder está el Partido Progresista, presidido por Anselmo Braamcamp y en el trono, el rey Don Luís.

1890 - "Ultimatum". Ascención del Partido Republicano. El 1º de mayo se conmemora en Lisboa, por primera vez. Se apercibe una movilización hacia el implante de las ideas socialistas y democráticas recibidas de una Europa ya proletarizada y regulada por una burguesía emergente.

En Portugal las soluciones buscadas a través de la política partidaria no resuelven un problema de reforma, que no puede avanzar en un país de economía todavía dominada por el sector primario a finales del siglo XIX, y en lo cual trabaja más del 60% de la población activa. Por otra parte, nuestra incipiente industria no permite una conciencia de clase del proletariado y la burguesía se encuentra dividida entre "brasileños" y nacionales. En este ambiente de desequilíbrio económico, social y cultural, rompe la idea de la unión ibérica como hipótesis de solución de los problemas comunes a los dos países peninsulares.

Con la revolución republicana española del 68, el tema había sufrido un recrudecimiento, pero el iberismo se enfrentará al rechazo de los partidos conservadores, que la utilizarán en sentido negativo. Iberismo y contra-iberismo se enfrentarán en disputas teóricas y la unión ibérica jamás se concretizará. En este contexto aparece el primer grupo de "socialistas" nacionales, en el cual se mueve Latino Coelho que se afirma todo un iberista.

María Monteiro