(16) Gabriel A Perouse demostró que Huarte había leído a Erasmo; que tiene una sospechosa preferencia por San Pablo y que sus años en Baeza coincidieron con la expansión del "iluminismo" en su Universidad, protegida entonces por el beato Juan de Avila. Baeza fue un centro de literatura oracional iluminista y erasmista, corrientes confundidas en la represión de fin de siglo (G.A. Perouse. L'examen des esprits de Docteur Juan Huarte de San Juan. Sa diffusion et son influence aux XVIème. et XVIIème siècles. Paris, 1970), cfr. Abellán, 1986, op. cit., pg. 208.