URMENETA, Jordi; NAVARRETE, Antoni: ¿Hay alguien ahí? Origen y evolución de la vida en el planeta Tierra y la búsqueda de señales de vida en el espacio. Océano, Barcelona, 2002. 188 pp.

Tras este sugerente título, los autores -doctores en Ciencias Biológicas especializados en microbiología e investigadores y profesores del Departamento de Microbiología de la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona (el Dr. Navarrete ha trabajado, además, en el Jet Propulsión Laboratory de la NASA)-, nos ofrecen una completa panorámica de los actuales conocimientos científicos sobre le evolución del universo, desde su origen con el Big Bang hasta el surgimiento de la vida y su posterior evolución. En su libro, los autores destacan la importancia del papel de los microorganismos en dicha evolución, aspecto que les permite conectar la cuestión del origen y evolución de la vida en la Tierra con el de su posible existencia en otros lugares del universo, lo que confiere a la obra carácter astrobiológico y justifica su título.

Por los capítulos de la obra pasan los aspectos más relevantes, desde la perspectiva científica, para comprender el origen y evolución del universo y del sistema solar, el problema del origen de la vida y su surgimiento en la Tierra, la posibilidad de vida -inteligente o no- fuera de nuestro planeta, así como los proyectos y sistemas actuales y futuros para su búsqueda y detección científicas.

No insistiremos en esta ocasión sobre aspectos ya señalados por nosotros en comentarios anteriores a otras obras de astrobiología publicadas en nuestro país, ni sobre su interés filosófico (véanse las recensiones de las obras de Bruce Jakosky, Manuel Vázquez Abeledo y Eduardo Martín Guerrero de Escalante, que aparecen en esta misma página). En esta ocasión llamaremos la atención únicamente sobre el valor añadido que posee la obra que ahora nos ocupa por el hecho de haber sido elaborada por biólogos, un colectivo que, a pesar de lo esencial que resulta su labor para la astrobiología, no es pródigo en nuestro país elaborando obras como la presente, en comparación con la proclividad que muestran físicos o astrónomos. Esta circunstancia confiere a la obra un especial interés al ampliar el espectro de perspectivas desde las que se viene abordando el tema de la posibilidad científica de vida extraterrestre en nuestro país. Igualmente destacable es el carácter riguroso pero accesible de la exposición, lo que posibilita la lectura a personas interesadas en la materia que, sin ser especialistas, sean exigentes con los contenidos y el nivel de la información suministrada. Completan el conjunto de la obra interesantes fotografías en color de cuerpos celestes (macrocosmos) y microorganismos (microcosmos), útiles esquemas, tablas y recuadros explicativos, así como una buena bibliografía y algunas direcciones electrónicas de interés. No falta tampoco una introducción histórica al tema del libro. Todo ello hace de este volumen, elaborado por dos competentes biólogos españoles, una herramienta muy útil para los interesados en la ciencia astrobiológica.

Roberto Aretxaga Burgos
roarebur@hotmail.com