Necesidad de la reflexión filosófica sobre la Astrobiología


Cibernous inicia con esta primera actualización de la sección histórica de su apartado sobre Astrobiología y Filosofía un recorrido por la idea de la pluralidad de los mundos, tanto en su faceta puramente astronómica como biológica.

En el apartado Actualidad de esta sección filosófico-astrobiológica, que coordina Roberto Aretxaga, se documenta la creciente importancia e interés de esta nueva ciencia multidisciplinar debido a sus implicaciones filosóficas, y en particular por las consecuencias socioculturales del descubrimiento ya sea de biotas alienígenas con estructura orgánica sencilla -la biología moderna no usa el término "inferior" o "poco evolucionados"-, ya del contacto con seres conscientes con un alto desarrollo tecnológico. El encuentro con el Otro se produciría en toda su radicalidad en tal ocasión.

Este enorme y apasionante campo de reflexión va siendo progresivamente explorado en ámbitos académicos anglosajones; basta echar un vistazo a la página web de astrobiología de la NASA, en la que consta un memorando técnico de una convención sobre las implicaciones sociales (societal aspects) de la astrobiología, celebrado el 16 y 17 de noviembre de 1999 en el Ames Research Center. En España la investigación teórica sobre estos temas se encuentra aún en sus inicios, situación que esta sección de Cibernous desea ir solventando mediante la progresiva concienciación del sector universitario español. Son los propios astrobiológos los que reclaman la necesidad de que los científicos y la propia Filosofía se apliquen al estudio de este campo esencialmente abierto y aún inexplorado. Estos dos rasgos se hacen patentes en la multitud de preguntas que se formula el estudioso de la posible vida en otros lugares del universo; por ejemplo: ¿tienden por su propia esencia las leyes del universo a la creación de vida en todo lugar donde sea posible? (principio de plenitud); ¿cómo deberíamos responder al descubrimiento de vida extraterrestre?; ¿cambiarán nuestras creencias básicas, nuestra cosmovisión actual?; ¿puede la ciencia ficción y la psicología social aportarnos un conocimiento previo de las reacciones plausibles -y su variabilidad debido a las diversas culturas- ante la difusión pública del descubrimiento?; ¿cómo reaccionarán los líderes políticos y religiosos y el público general ante el hallazgo?; ¿permanecerá inalterable nuestro concepto de lo humano?

Es también importante dejar constancia de que lo que en la actualidad se denomina Astrobiología sensu stricto no estará siempre presente en los autores que iremos recorriendo: si bien es posible que trataran el tema de la pluralidad de mundos como una deducción de su teoría cosmológica, tal vez nunca se ocuparon de la posibilidad de que esos mundos estuviesen habitados por entidades semejantes o no a los humanos.

Inexplicablemente no contamos en nuestro idioma con monografías que hayan efectuado un recorrido sistemático por este tema, ni siquiera han sido traducidos los exhaustivos textos de Steven J. Dick (Plurality of Wolds: The Extraterrestrial Life Debate from Democritus to Kant, Cambridge University Press, 1982; The Biological Universe, the Twentieth-century Extraterrestrial Life Debate and the Limits of Science, Cambridge University Press, 1996) y Michael J. Crowe (The Extraterrestrial Life Debate 1750-1900, Cambridge University Press, 1986). A pesar del manifiesto interés que existe por la exobiología en nuestro país algunas editoriales prefieren poner a disposición del lector español obras que habitualmente carecen de la más mínima racionalidad y sentido crítico.

En esta sección, que tiene por escueto título Historia, trazaremos un recorrido por los pensadores y ensayistas más destacados en lo relacionado con la idea de la pluralidad de mundos. Es sin duda útil y necesario conocer a grandes rasgos la historia de lo que se pensó en otras épocas sobre la existencia de otros cosmos o mundos y las respectivas entidades biológicas -entre ellas otras hipotéticas humanidades- para comprender la importancia que tiene el esfuerzo científico multidisciplinar llamado Astrobiología. Al ser los aspectos históricos de la especulación sobre la pluralidad de mundos -habitados o no- la parte de la que con gran ilusión e interés me voy a ir ocupando en los próximos meses, nada mejor que comenzar por el principio, es decir, por los antiguos griegos. Hablaremos por tanto del primer filósofo al que la tradición le atribuye una doctrina cosmológica pluralista: Anaximandro.