M 

MANÍA
Locura; hybris. La "manía" es una desmesura, algo que no es propio o natural de un ser.

MATERIA
Hylé. Aquello que carece de una forma o esencia y, por ello mismo, pura recptividad de una forma. La hylé, es uno de los coelementos de la substancia, junto con la forma (morphé).
Al ser el sustrato de toda determinación la materia aristotélica es, pasiva, receptiva, potencia de ser. En relación con la forma, la materia está en potencia de recibir una forma u otra.
La materia es también el principio de individuación de los seres (Véase).


MEDIO, TÉRMINO
La virtud es un término medio o un justo medio entre un defecto y un exceso (vicios). Este justo medio no es cuantitativo, sinó cualitativo y es relativo al sujeto que realiza la acción moral.

METAFÍSICA
El término metafísica hace referencia a las obras de Aristóteles que se encontraban más allá ( meta tá) de los libros de la física (physiká). El nombre lo utilizó por primera vez Andrónico de Rodas.
La metafísica es la ciencia del ser en cuanto ser y sus atributos fundamentales. No es, por lo tanto, una ciencia particular, sino la ciencia más general. Aristóteles la llama Filosofía Primera, para diferenciarla de la Física (Filosofía Segunda).

MOVIMIENTO
El movimiento es lo que caracteriza a todo lo real. Por el movimiento se distinguen los seres naturales (que tienen en sí mismos el principio de su movimiento) de los artificiales (el movimiento es externo a ellos).

Aristóteles distingue dos tipos de movimiento: substancial (nacimiento y corrupción de las substancias) y accidental (cuantitativo, cualitativo y locativo).

La definición de movimiento puede hacerse también teniendo en cuenta la potencia y el acto: el movimiento es el acto imperfecto de lo que está en potencia en tanto sigue estando en potencia.

Además, las distintas regiones del cosmos se caracterizan por tener movimientos distintos: rectilíneo, el mundo sublunar y circular, el mundo supralunar.

MUNDO
El universo está jerarquizado y dividido en dos regiones heterogéneas y cualitativamente diferentes: el mundo sublunar y el mundo supralunar.
El primero es el mundo del cambio, del movimiento, y está formado por los cuatro elementos (fuego, aire, agua y tierra).
El mundo supralunar está formado de éter o quinto elemento, imperando en él el orden, la regularidad y la eternidad.