Tal concepción del ritual, también del mito, como repetición de un origen parcialmente olvidado no es ni mucho menos nueva; la comprobamos en Eliade y también se rastrea en Freud.