Vuelve aquí, de una nueva manera, la misma idea de la ignorancia del implicado que ya vimos presente en Durkheim, en la primera parte del artículo.