Junto al sacrificio como método regulador de la violencia habría que incluir igualmente a las prohibiciones y los tabúes de las sociedades primitivas, a los que Girard también ha dedicado cierto espacio. Véase especialmente El misterio de nuestro mundo , pp. 20-31.