Girard, R., La violencia y lo sagrado , p. 27. Esta afirmación tiene su correlato en esa vieja concepción antropológica de las sociedades primitivas como sociedades tendentes a la descomposición, que se rastrea desde inicios de la antropología evolucionista y se comprueba a todo lo largo de la antropología de la religión. .