Ejemplos de esta extrema recurrencia y reiteración del sacrificio la encontramos atestiguada en determinadas sociedades africanas y americanas, muy especialmente en la civilización azteca, donde se practicaban sacrificios en masa a diario. Véase, por ejemplo, Duverger, Ch., La flor letal. Economía del sacrificio azteca y González Torres, Y., El sacrificio humano entre los mexicas .