Este es uno de los criterios que permiten diferenciar a las sociedades primitivas: la carencia de un sistema judicial. Esta carencia es reemplazada por mecanismos "preventivos" de la violencia, de entre los cuales luce poderosamente la institución sacrificial. Véase la explicación de Girard en La violencia y lo sagrado, pp. 22-34.