De hecho, la expulsión conllevaba del mismo modo la muerte de la víctima, ya que se le abandonaba extra-muros sin sustento, con lo que la inanición era segura.