Eliade, M., Tratado de historia de las religiones , p. 348. Aun cuando Eliade se suela centrar en el plano natural y cosmológico de los fenómenos religiosos primitivos - cosecha, vegetación, regeneración de las fuerzas naturales, conciliación del hombre con lo sagrado - admite del mismo modo la existencia de un plano social. La regeneración de la fuerza que implica el sacrificio extiende su eficacia a la regeneración de la colectividad humana (p. 352).