Idem, p. 157. Esta ambivalencia del don, su carácter “voluntario y obligatorio”, es lo que explica que sea un fenómeno tanto “místico” como “práctico”. Véase también p. 254.