Durkheim, É., Las formas elementales de la vida religiosa , p. 315. Sobre la compleja ceremonia del Intichiuma véanse pp. 303-325. Como vemos, esta concepción del sacrificio coincide con la que vimos expuesta en Robertson Smith. Aquí, el sacrificio es también entendido como una comunión.