De hecho, Durkheim fue acusado de ofrecer un falso sociologismo, ya que en definitiva se trata de un acercamiento psicologista, pero centrado en el carácter colectivo y comunitario. Véanse ésta y otras críticas en Evans-Pritchard, E. E., Las teorías de la religión primitiva , pp. 106 y ss., especialmente p. 113.