En la segunda parte, constataremos la presencia de ese funcionalismo religioso en la obra de Girard, si bien en este autor cobra una realidad aún más ambivalente.