La rama dorada , pp. 339-342. La cursiva es nuestra, y pone de manifiesto la importancia del elemento manipulador consciente en su teoría de la religión, elemento no compartido por autores posteriores como Girard.